Instituciones Amigas de la Mujer y la Infancia Integral

La Estrategia Instituciones Amigas de la Mujer y la Infancia Infancia con enfoque Integral, IAMII es una estrategia de gestión para la atención integral de la población materna e infantil en las instituciones de salud, fue propuesta al país por Unicef para motivar a las instituciones de salud a mejorar sus prácticas de atención en salud y nutrición materna e infantil, siguiendo los principios de universalidad, igualdad y no discriminación, participación e inclusión, responsabilidad social y rendición de cuentas.

El Gerente de la Empresa Social del Estado Hospital Universitario de Santander y sus colaboradores se comprometen a prestar servicios de una institución amiga de la mujer y la infancia, el marco conceptual de los derechos humanos orientará la formulación, ejecución y evaluación de la política institucional para la atención integral en salud y nutrición de las madres, niñas y niños en primera infancia, siguiendo los principios de universalidad, indivisibilidad, interdependencia y exigibilidad de los derechos. Nuestro objetivo es cumplir con la implementación de los 10 pasos de la estrategia Instituciones Amigas de la Mujer y la Infancia Integral en la E.S.E. HUS.

 

 

 

 

Política Institucional 10 Pasos para la Implementación de la Estrategia IAMII
Lactancia Materna Extracción Leche Materna
Registro Civil TSH
Madre Canguro Videos Educativos

 

PREGUNTAS FRECUENTES

 

IMPORTANCIA DE LA LACTANCIA MATERNA

  • 1. ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA LACTANCIA MATERNA?

    La leche materna: Es el mejor y único alimento que una madre puede ofrecer a su hijo o hija tan pronto nace, porque proporciona los nutrientes necesarios para lograr un crecimiento y desarrollo adecuado, es decir contiene todos los nutrientes perfectos en calidad y cantidad, que son de fácil digestión y absorción, porque son específicos para la especie humana. Además la leche materna contiene anticuerpos que protegen contra las infecciones.

    La lactancia materna: Establece el vínculo madre-hijo-a, el cual constituye una experiencia especial, singular e intensa; también protege la salud de la madre, aporta a la economía del hogar y a la protección del medio ambiente,  por cuanto no se invierte dinero en la compra de leches artificiales infantiles, biberones, combustible y tiempo para la preparación. Además se reducen los gastos en salud por hospitalización y compra de medicamentos porque los bebés se enferman menos. La leche materna no requiere de grandes industrias que generan desechos y contaminan el ambiente, por eso la lactancia materna protege el planeta

  • 2. ¿CÓMO SE PRODUCE LA LECHE MATERNA?

    Cuando el bebé succiona del seno de la madre, el pezón envía mensajes al cerebro donde se encuentra la glándula pituitaria, responsable de estimular la secreción de dos hormonas, la primera llamada Prolactina encargada de la producción y la segunda llamada Oxitocina encargada de la eyección o salida de la leche.

    La oxitocina es muy sensible y puede empezar a funcionar con sólo recordar, tocar o sentir al bebé, aún antes que succione, esto hace que la leche fluya abundantemente y la madre sienta su ropa mojada. Puede suceder que por un susto, miedo o temor se interrumpa la bajada de la leche, por ésto la madre debe estar tranquila y recibir apoyo permanente

  • 3. ¿QUÉ SIGNIFICA LACTANCIA MATERNA EXCLUSIVA?

    La lactancia materna exclusiva significa dar al bebé solamente leche materna sin ningún otro líquido o sólido, ni siquiera agua. Se permite la administración de gotas, suero, jarabes o medicamentos, previamente formulados por personal médico

  • 4. ¿POR CUÁNTO TIEMPO EL BEBÉ DEBE RECIBIR SÓLO LECHE MATERNA?

    La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna de forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida, ésto garantiza un adecuado crecimiento y desarrollo de todos los niños y niñas. La lactancia materna en los primeros 6 meses provee todos los nutrientes y el agua, que el bebé necesita.

  • 5. ¿CUÁL ES LA DURACIÓN TOTAL DE LA LACTANCIA MATERNA?

    Dos años y más, recordando que a partir de los seis meses, la leche materna no es suficiente por sí misma y debe complementarse con una alimentación adecuada y saludable, y continuar con el amamantamiento hasta los dos años y más, lo cual garantiza un adecuado crecimiento y desarrollo del cerebro.

     

  • 6. ¿AL CUÁNTO TIEMPO DE NACIDO EL BEBÉ DEBE COLOCARSE AL PECHO?

    En la primera hora de nacido, el bebé debe colocarse al pecho de la madre. Cuando los bebés sanos son colocados piel con piel con sus madres inmediatamente después del nacimiento, sobre el abdomen y pecho materno, demuestran capacidades notables: están alertas y estimulados por el contacto con sus madres, pueden arrastrarse hacia el pecho, huelen y lamen el pezón de su madre, y finalmente, inician la succión y se alimentan.

    El contacto temprano piel a piel, facilita que bacterias de menor peligro que se encuentran en la piel de la madre, sean las que primero entren en contacto con la piel del bebé. Estas bacterias protegen al bebé de otras bacterias más peligrosas, que pueden estar presentes en el hospital y en el personal de salud.

    Este primer contacto de la mano o cabeza del bebé sobre el pecho, estimula la secreción de la oxitocina, hormona que facilita el flujo de la leche, exaltando las sensaciones de afecto y amor.

  • 7. ¿PARA QUÉ SIRVE EL CALOSTRO?

    El calostro es la primera leche que baja luego del parto hasta el día séptimo. Se produce en pequeños volúmenes por ejemplo el primer día, la madre produce entre 10 a 35 mililitros y va aumentando gradualmente, hasta 150 ml al tercer día. Contiene más anticuerpos que la leche madura, que se produce a partir del día 15º después del parto, por esto ayuda a prevenir infecciones bacterianas, que son peligrosas para los recién nacidos. Se le conoce como la primera vacuna, tiene un efecto laxante (purgante), que ayuda a limpiar las primeras deposiciones oscuras y evita la ictericia.

    El calostro es rico en vitamina A y factores de defensa, que ayudan a reducir la gravedad de cualquier infección. De manera que es muy importante que los bebés reciban calostro, que está disponible en el pecho materno, en el momento del nacimiento

  • 8. ¿HAY QUE PONER HORARIOS PARA AMAMANTAR?

    No es necesario establecer un horario para las mamadas. En los primeros 6 meses debe ser a libre demanda, es decir tanto de día como de noche, cada vez que el bebé o la mamá lo necesiten, porque el bebé tiene hambre o la madre siente sus senos llenos o gotean, o bien porque ambos desean el contacto físico y amoroso. Los patrones de alimentación, sueño y despertares del bebé, obedecen a las necesidades básicas y naturales de cualquier mamífero. Cada bebé es único y diferente, con el tiempo, unos antes y otros después, se van adaptando a los patrones de su nuevo ambiente.

  • 9. ¿LOS BEBÉS AMAMANTADOS NECESITAN TOMAR AGUA?

    No es necesario, si el bebé es menor de 6 meses y está recibiendo leche materna en forma exclusiva, no necesita nada más, ni agua, ni jugos, ni caldos, ni infusiones. Si es mayor de 6 meses es recomendable ofrecer una alimentación nutritiva y saludable, calmar la sed a satisfacción ofreciendo agua hervida en vaso limpio en pequeñas cantidades, y continuar amamantando hasta los dos años y más.

  • 10. ¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE LA LACTANCIA MATERNA?


    • Para el niño o niña

      : proporciona todo lo que el bebé necesita para crecer y desarrollarse adecuadamente. Además los protegen de infecciones y enfermedades como: gripas, asma, neumonía, otitis, alergia, diarrea, desnutrición, sobrepeso, obesidad y diabetes, así como de otras enfermedades que se pueden presentar  en la edad adulta. El contacto estrecho iniciado inmediatamente después del nacimiento, ayuda a que el  vínculo afectivo se desarrolle.


    • Para la madre:

      Las mujeres que amamantan pierden rápidamente el peso ganado durante la gestación y es menos probable que padezcan de anemia después del parto. Tienen menos riesgo de hipertensión, depresión post parto, osteoporosis, cáncer de mama y de ovario, especialmente en lactancia materna prolongadas.


    • Para la familia

      : la lactancia materna contribuye con la economía del hogar, dado que no necesitan comprar leches artificiales, biberones, chupos, elementos de aseo, combustible, e invertir tiempo para la preparación. Los niños amamantados se enferman menos, lo que disminuye  el gasto de la familia en medicamentos y el ausentismo laboral de los padres.


    • Para el país:

      la lactancia materna disminuye los gastos en salud y contribuye al desarrollo del país con ciudadanos más inteligentes y tolerantes.

  • 11. ¿SE PUEDE SECAR LA LECHE MATERNA?

    Si, la leche materna contiene una sustancia que puede disminuir o secar la leche materna, esto ocurre cuando el seno no se vacía frecuentemente, ya sea por succión del bebé o por la extracción.

    Si el seno se desocupa el inhibidor desaparece y se restablece la lactancia materna. Ahora si el bebé succiona más de un pecho, ése pecho produce más leche y se torna más grande que el otro.

  • 12. ¿POR QUÉ ME DUELEN LOS SENOS CUANDO AMAMANTO A MI BEBÉ?

    Esto se debe a un mal agarre de la areola y pezón,  puede ocurrir por falta de experiencia o  por el uso del biberón.  En un buen agarre, el pezón y la areola deben estar dentro de la boca del bebé, más areola en la parte inferior del seno.

    Los signos de un buen agarre son:

    • Nariz toca el seno.
    • Boca bien abierta.
    • Labios hacia afuera.
    • Mentón toca el seno.
    • Mejillas infladas.
    • El bebé succiona el pecho, no el pezón.
  • 13. ¿CUÁL ES LA MEJOR POSICIÓN PARA AMAMANTAR?

    Lo más importante es que mamá y bebé estén cómodos. Existen varias posiciones que la madre puede elegir, entre ellas: sentada, acostada, en posición de sandia o fútbol Americano útil en gemelos. En esta última posición él o los bebés están a cada lado de la madre, de tal manera que la madre sostiene las cabezas de los bebés con sus manos frente a sus pechos, el cuerpo del bebé y los pies están hacia atrás. Ayuda mucho utilizar almohadas para apoyar los cuerpos de los bebés.

               Estos son los cuatro puntos claves:

    • La cabeza y el cuerpo del bebé están alineados, porque el bebé no puede succionar ni deglutir con facilidad si tiene la cabeza de lado, torcida o inclinada.

    • El bebé está en contacto con el cuerpo de la madre.

    • El cuerpo entero del bebé es sostenido por el brazo de la madre que se coloca a lo largo de su espalda, especialmente si es pequeño.

    • Acercamiento del bebé al pecho, nariz al pezón de la madre.

  • 14. ¿CÓMO SÉ QUE EL BEBÉ ESTÁ SUCCIONANDO BIEN?

    • Las succiones son lentas, profundas, con pausas mientras degluten la leche materna, esta es una succión efectiva.

    • Las mejillas están redondeadas.

    • Se retira del pecho cuando se ha saciado y no recibe más.

    • La madre siente que la leche sale con la succión del bebé.

  • 15. CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE LA LECHE HUMANA Y LA LECHE ARTIFICIAL?

    La leche materna es específica para la especie humana y cada especie produce la leche para sus propias crías. La mayoría de leches artificiales infantiles se fabrican con leche de vaca.

    La calidad y la cantidad de la proteína presente en distintas leches, como la humana, la de vaca y otros mamíferos, es diferente. Por esto, aunque la industria logre modificar la cantidad de la proteína en la leche artificial infantil, jamás lograrán modificar la calidad.

    La leche humana también es rica en minerales y vitaminas, especialmente Hierro y Vitamina A, los que se absorben fácilmente, también contiene grasas (ácidos grasos) que son esenciales para el crecimiento y desarrollo cerebral.

    Estas grasas esenciales (ácidos grasos) no se encuentran en la leche de vaca, pero han sido añadidas en las fórmulas lácteas, aunque la absorción por el bebé no es la misma, por eso la leche humana es la forma natural de alimentar a los bebés.

 

Tomado del Ministerio de Salud y Protección Social / salud y alimentación y Nutrición. https://www.minsalud.gov.co/salud/Paginas/ImportanciaLactanciaMaterna.aspx

 

LACTANCIA MATERNA Y COVID-19

  • 1. ¿PUEDE TRANSMITIRSE EL VIRUS DE LA COVID-19 POR LA LACTANCIA MATERNA?

    Hasta la fecha no se ha detectado el virus activo de la COVID-19 (es decir, que pueda causar infección) en la leche de ninguna madre con sospecha o confirmación de COVID-19. Por lo tanto, parece poco probable que la enfermedad pueda transmitirse al amamantar o a través de la leche materna extraída de una mujer considerada caso sospechoso o confirmado de COVID-19. Los investigadores continúan analizando la leche materna de mujeres con COVID-19, presunta o confirmada.

  • 2. EN LAS COMUNIDADES DONDE LA COVID-19 ES FRECUENTE ¿DEBEN LAS MADRES AMAMANTAR A SUS HIJOS?

    Sí. En todos los entornos socioeconómicos, la lactancia materna mejora la supervivencia de los neonatos y lactantes, y les proporciona beneficios para la salud y el desarrollo que duran toda la vida. La lactancia materna también mejora la salud de las madres. En cambio, no se ha detectado la transmisión del virus de la COVID-19 a través de la leche materna ni el amamantamiento. Por tanto, no existen motivos para evitar la lactancia materna ni interrumpirla.

  • 3. DESPUÉS DEL PARTO, ¿DEBE COLOCARSE INMEDIATAMENTE AL BEBÉ PIEL A PIEL SOBRE LA MADRE PARA QUE ESTA LO AMAMANTE SI EXISTE SOSPECHA O CONFIRMACIÓN DE QUE LA MADRE PADEZCA COVID-19?

    Sí. El contacto piel a piel inmediato y continuado, incluyendo la técnica de la «madre canguro», mejora la regulación de la temperatura de los neonatos y varios otros indicadores fisiológicos y se asocia a una mayor supervivencia neonatal. Además, colocar al recién nacido junto a la madre permite una iniciación temprana de la lactancia materna, lo que también reduce la mortalidad. Los numerosos beneficios del contacto piel a piel y la lactancia materna superan ampliamente los posibles riesgos de transmisión y enfermedad asociados a la COVID-19.

  • 4. SI UNA MADRE TIENE COVID-19, PRESUNTA O CONFIRMADA, ¿DEBE SEGUIR AMAMANTANDO?

    Sí. Existen datos científicos de alta calidad que demuestran que la lactancia materna reduce la mortalidad de los neonatos, lactantes y niños menores de 5 años, incluso en entornos con recursos abundantes, y mejora la salud y el desarrollo a lo largo de toda la vida en todas las zonas geográficas y entornos económicos. Las investigaciones realizadas hasta el momento no han detectado la transmisión del virus de la COVID-19 a través de la leche materna ni el amamantamiento. En los pocos casos de infección confirmada del virus de la COVID-19 en niños por fuentes distintas a la lactancia materna, la mayoría de las veces la enfermedad ha sido asintomática o ha cursado con síntomas leves. Durante el amamantamiento la madre deberá aplicar las medidas de higiene adecuadas —que incluyen el uso de una mascarilla médica si dispone de ella— para reducir la posibilidad de transmitir al bebé las gotitas respiratorias con el virus de la COVID-19.

  • 5. ¿CUÁLES SON LAS RECOMENDACIONES DE HIGIENE PARA UNA MADRE QUE AMAMANTA Y CON SOSPECHA O CONFIRMACIÓN DE COVID-19?

    Las madres con COVID-19 presunta o confirmada deben:

    • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o limpiárselas con un gel hidroalcohólico, especialmente antes de tocar al bebé

    • Utilizar una mascarilla médica mientras amamantan. Es importante: – Sustituir la mascarilla en cuanto se humedezca – Desechar la mascarilla inmediatamente – No reutilizar las mascarillas – No tocar la parte frontal de la mascarilla sino quitársela desde atrás

    • Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo al estornudar o toser, tras lo cual deben desecharlo inmediatamente y volver a limpiarse las manos con gel hidroalcohólico o a lavárselas con agua y jabón

    • Limpiar y desinfectar regularmente las superficies

  • 6. ¿CUÁLES SON LOS MENSAJES CLAVE PARA LAS MADRES QUE DESEEN AMAMANTAR, PERO TIENEN MIEDO DE CONTAGIAR LA COVID-19 A SU BEBÉ?

    Como parte de un buen asesoramiento, es necesario reconocer la ansiedad de la madre o la familia sobre la COVID-19 y responder a ellas con los siguientes mensajes:

     

    • La lactancia materna y el contacto piel a piel reducen significativamente el riesgo de muerte en los neonatos y lactantes de corta edad y proporcionan beneficios a la salud y el desarrollo no solo inmediatos sino para toda la vida. Además, la lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario en la madre.

    • Los neonatos y lactantes presentan un riesgo bajo de infección por el virus de la COVID-19. En los pocos casos de infección confirmada en niños de corta edad, la mayoría de las veces la enfermedad ha cursado con síntomas leves o sin síntomas.

    • Los numerosos beneficios de la lactancia materna superan con creces los posibles riesgos de transmisión y enfermedad asociados a la COVID-19.

    • No se ha detectado el virus activo en la leche materna de ninguna mujer con sospecha o confirmación de esta enfermedad, y no hay datos que demuestren que el virus pueda transmitirse al amamantar.

 

Tomado de  PREGUNTAS FRECUENTES: Lactancia materna y COVID-19. Organización mundial de la salud.